A., 32 años, profesora de idiomas.

(A., profesora de idiomas, 32 años):

“Siempre me ha gustado el arte, música y baile,
lo he considerado como un elemento básico de mi vida, pero poco a poco
mi tiempo invertido en ello ha disminuido mucho por tener que
invertirlo en mi familia.

Cuando empecé el primer taller me costó mucho pensar en mi,
en mis necesidades como mujer, ya que soy esposa y madre y
no puedo pensar en mi como yo quisiera, pero cuando tomé la
decisión de tomarme este tiempo en relajarme y recordar mis sueños,
quien soy como persona, lo que me gusta y lo que no, salió de mi la
creatividad que tenía, sobretodo en la danza. En las siguientes
sesiones pude disfrutar de un tiempo con quien soy y con quien quiero
ser, me pude relajar y aprendí a escucharme a mi misma, también pude
disfrutar de ver a mis hijos de 6 y 3 años disfrutar de la danza y la
pintura y ver como el arteterapia se puede hacer sola, en grupo o en
familia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*