Arteterapia y Trabajo Social

arteterapia y trabajo social

El Arteterapia se configura como una excelente herramienta complementaria a los programas de Intervención Social

En sociedades como las actuales en las que los ciudadanos se ven sumergidos en un contexto social, político, cultural y económico muy adverso, y en el que el individualismo y aislamiento social son el “pan de cada día”, es donde la herramienta de Arteterapia surge como un instrumento innovador y muy necesario para la intervención de los y las profesionales del trabajo social en los diferentes programas.

Podemos afirmar que nuestro “Estado de Bienestar” está pendiente de un hilo. Los políticos abogan cada vez más por políticas de corte neoliberal, lo que conlleva a que se sigan ejerciendo más y más recortes sociales. Como consecuencia, muchos ciudadanos se ven desprotegidos socialmente y sin ninguna esperanza de cara al futuro. Por otra parte, los recortes sociales dan lugar a un aumento de la demanda de los ciudadanos en necesidad. Los y las trabajadoras sociales nos encontramos, pues, con muy pocos recursos materiales/económicos disponibles para innumerables demandas. Es necesario entonces que tomemos actitudes proactivas para poder ser más eficientes y eficaces en nuestras intervenciones.

¿Qué hacer cuando los recursos económicos y materiales están a punto de agotarse?

Cuando los recursos económicos y materiales van disminuyendo, tenemos que ser creativos en nuestras intervenciones. Si abogamos por que el usuario sea el protagonista de su propio cambio, es entonces, en contextos como el actual cuando tenemos que hacer uso de esta excelente herramienta de Arteterapia, la cual potenciará, capacitará e impulsará al usuario, ayudándole a que salga de su situación de malestar, que su autoestima mejore, su sensación de bienestar general sea mayor, lo que conducirá a que tenga una actitud positiva ante las adversidades, será una herramienta que le otorgará más capacidad de afrontamiento antes los sucesos vitales y poco a poco dejará de ser dependiente de los servicios sociales.

¿En qué beneficia el Arteterapia?

Entre otros, el Arteterapia crea espacios en los que el participante se relaja, encuentra nuevas maneras de conocerse a si mismo así como de relacionarse con el grupo; facilita el intercambio y crea puentes entre los diferentes miembros del grupo, dando lugar a transmisión de valores como la empatía, a una mejora de la comunicación mediante el lenguaje no verbal y a un tiempo de disfrute.

El beneficio resulta tanto directo, es decir, al participante del taller, como indirecto, ya que también influye a todo el entorno social de la persona usuaria de los talleres. Con lo cual, el nivel de influencia de este tipo de intervención sería integral, desde el individuo, a la familia, a la comunidad y a la sociedad en general. 

Funciones de los y las Trabajadoras Sociales en los Talleres de Arteterapia.

El o la trabajadora social, especializados en arteterapia, asumen el rol de facilitadores/dinamizadores en los talleres grupales que se llevan a cabo. Así  pues, y según la experiencia práctica, es importante tener siempre presente durante la aplicación de estas herramientas (arteterapia en sus diversas expresiones: musicoterapia, danzaterapia, expresión plástica- entre otras-) que cada individuo es un ser propio, diferente e irrepetible, y que sus comportamientos están influidos por la la carga hereditaria, su medio familiar, su contexto social y los cambios que se van produciendo durante su vida.

Es función del Trabajador Social valorar la situación de necesidad de cada persona desde un enfoque globalizador que se interese por el individuo, el medio en que vive, y las relaciones existentes entre ambos; desde el empowerment, en el potenciamiento de los individuos a niveles personal, interpersonal, comunitario y social. Haciendo hincapié en los “aquí” y “ahora”, en los “sí, puedo”; sin prestar tanta atención a los “por qués” y más a los “para qué” y “con qué”; potenciando el proceso creativo que todos tenemos y que da lugar a que el individuo pueda tomar las riendas de su propia vida, sea protagonista de su propio cambio, desarrolle sus habilidades para conseguir ingresos suficientes con el fin de vivir con dignidad e integrado en la comunidad y ejercer sus derechos de ciudadanía, mejore su salud y su calidad de vida.

Ámbitos de Aplicación:

A continuación, y teniendo en cuenta los innumerables beneficios que aporta el arte como terapia en el individuo, el grupo, la familia y la comunidad, paso a citar los ámbitos del sistema del Estado de Bienestar Español en los que los y las trabajadoras sociales podrán emplearlo como una herramienta en sus intervenciones:

  • Ámbito de la salud: centros hospitalarios, centros de día, residencias, centros de salud.
  • Ámbito educativo: centros de enseñanza, educación especial.
  • Ámbito Dependencia: Discapacitados físicos, psíquicos, sensoriales o cognitivos (físicas: que afectan a los movimientos como la espina bífida, síndrome post-polio o parálisis cerebral; sensoriales: afectan uno o más sentidos como la ceguera o la sordera; cognitivas: como el autismo o el Síndrome de Down psicológicas/psiquiátricas: como la depresión, síndróme post-traumático o la esquizofrenia).
  • Ámbito Servicios Sociales Especializados: inmigración, mujeres maltratadas, mujeres víctimas de explotación sexual, centros peninteciarios, drogodependencia, centros de menores.
  • Centros de asistencia: Casas de acogida niños, mujeres maltratadas, menores embarazadas, hogares, refugiados.

Para finalizar, les dejo una definición de lo que implica el arte aplicado en la vida para mi:

 “El arte no mira edad, ni raza, ni sexo, ni orientación sexual, ni cultura, ni nacionalidad, ni situación económica, ni creencias religiosas o políticas, ni estatus social. El arte integra. El arte incluye. El arte permite desarrollar al máximo la personalidad. El arte potencia el conocimiento de uno mismo. El arte pone color a la vida, a las circunstancias adversas. El arte es el lenguaje universal que une a todos los grupos de personas. El arte es vida. El arte añade vida a los años.”

Más información: 

Si quieres más información sobre Arteterapia, Talleres, Encuentros, Eventos puedes visitarnos en los siguientes enlaces:

www.arteyvida.org

www.facebook.com/arteyvidacap

Danzaterapia en Málaga

Terapias Creativas, ¿qué son?

La Autora de la Fotografía es: Loi Losada Photography

I., 47 años, comercial

I., 47 años, comercial

“Parece que fue ayer cuando llegue de la mano de mi marido al maravilloso
y mágico grupo de  mujeres del que formo parte desde hace ya 3 años.
¿Mi experiencia? : Mi vida y mi actitud ante la vida no es la misma desde
entonces… Aunque desde que nacemos, prácticamente, pertenecemos a un
grupo, empezando por nuestra familia, nuestra clase en el colegio, los amigos,
etc… formar parte de un grupo de crecimiento personal es algo totalmente
diferente.

Cada una aporta una parte esencial y única de su forma de ser, y con nuestras
diferencias formamos un CONJUNTO que tiene vida propia, respira, vive y siente
más allá de nosotras mismas.

El grupo tiene su ritmo, tiene sus reglas. Nos reunimos una vez a la semana
durante un par de horas. Y ese día es sagrado para nosotras porque es nuestro

espacio, donde semana tras semana crecemos como personas y mejoramos de
adentro hacia fuera.

En fin, lo que significa nuestro grupo para mi no puede medirse, ni casi
explicarse, solo puede SENTIRSE. Menos mal que contamos con un ALMA SABIA que nos

conduce y nos guía con su saber hacer hacia el camino de la VERDAD. Nos ayuda a
abrir nuestra mente y consigue descubrir en nuestros corazones
la paz, la armonía y la tolerancia. Nos hace sentir el orgullo de pertenecer a algo
UNICO que nos hace crecer y ser mejores personas en nuestra propia individualidad.
Y luego están los ENCUENTROS DE FIN SEMANA, que realizamos dos veces al año.

Son tres días para nosotras donde se remueven cantidad de sentimientos y
emociones que viajan con nosotros una forma anárquica, y que gracias a la
calidad del trabajo que allí realizamos de la mano nuestra Cristina, se van
acomodando y ocupando su lugar en nuestra historia. Los cambios no los notas
de un día para otro, pero de repente te ves reaccionando de forma diferente ante los
mismos problemas, cuentas con herramientas que te hacen pensar de otra manera y llevar
las riendas de tu vida de una forma mucho más saludable. Yo solo puedo dar gracias a la
vida por haberme regalado la oportunidad de conocer a este maravilloso grupo de mujeres
de las que tanto aprendo y con las que tanto comparto.

 Mil gracias”.

V. mujer, 23 años

(V., mujer, 23 años):

“Aunque no lo parezca, soy muy tímida a la hora
de expresar mis sentimientos, en las primeras sesiones estaba muy
tensa, avergonzada. Era como un gran muro recio, inamovible. Era un
gran esfuerzo por mi parte soltarme. En las siguientes sesiones, mis
emociones estaban a flor de piel, tenía ganas de llorar, de gritar, de
reir, de reafirmar quien soy. Y a través del baile y de cada
movimiento, pude expresar todo aquello que sentía.

Empece a olvidarque había gente, desapareció la vergüenza, todo fluía
de una forma cómoda, mi cuerpo se relajó, y comencé a darme cuenta que cada
movimiento tenía que ver con mis miedos, mis preocupaciones, mis
sueños, mis capacidades. Fue liberador si se puede decir de alguna
forma y sanador porque rompí con cosas que me daba demasiada vergüenza
hacer. Mi sensación tras los talleres es que ¡me quedaba muy
relajada!.

Sentí alivio de ver que los problemas y las cosas que nos
impiden avanzar, son sólo un apartado más en nuestra vida, algo asi
como que nosotros somos una mansión y ellos son sólo una habitación
pequeñita, y no deben ser quienes rigen quienes somos o lo que
hacemos. Sino que día a día recordando que somos mayores que ellos,
tenemos que luchar para limpiar ese pequeño cuarto, pero que no es la
sala principal de la casa. Además siempre hay dificultad y temor en la
vida, pero somos superiores a ello y cuando algo tiene solución, deja
de ser un problema y queda en segundo plano. Con la pintura pude
expresar todo el amor, deseos y dolor que había en mi corazón. Y pude
plasmar mi carga y sueños en un papel, como dejandolos fuera,
exponiendolos, siendo éste el primer paso para comenzar a actuar para
conseguir aquello que quiero quitar o desarrolar para mi vida.


Arteterapia me ayudó a quitar mi vergüenza, lo que me hace sentirme
cómoda con cualquier cosa que haga. Fue liberador de mis deseos y
miedos. Y una forma práctica de recordar sueños, romper con cosas y
descubrir nuevas acerca de quien soy”.

E., 27 años, artista

(E., 27 años, artista):

“Mi experiencia en arteterapia  ha sido más
positiva de lo que pensaba, primero decir que es increíble poder
expresar cualquier sentimiento a través de la danza, música y pintura,
pararme a pensar en esas emociones, ya que en este ritmo de vida que
llevamos no solemos parar a pensar que sentimos o que queremos.

Desde que empezamos los talleres,  cada vez me he ido sintiendo más libre y
la creatividad se ha despertado aún más, siento que hay más claridad
en mi mente. Algo que realmente me ha sorprendido es trabajar en grupo
y poder sentir a otros lo que expresan y sentirme parte de ellos y
ellos de mi, sentir que no estoy sola, que nos necesitamos y eso ha
hecho que caigan esos muros de orgullo y de prejuicio que nos separan.
Todo esto ha sido un apoyo para mirar hacia adelante y mirar mucho mas
hallá de nuestros muros de una forma libre y clara. Ahora, está en mi
llevarlo a cabo cada día”.

 

 

A., 32 años, profesora de idiomas.

(A., profesora de idiomas, 32 años):

“Siempre me ha gustado el arte, música y baile,
lo he considerado como un elemento básico de mi vida, pero poco a poco
mi tiempo invertido en ello ha disminuido mucho por tener que
invertirlo en mi familia.

Cuando empecé el primer taller me costó mucho pensar en mi,
en mis necesidades como mujer, ya que soy esposa y madre y
no puedo pensar en mi como yo quisiera, pero cuando tomé la
decisión de tomarme este tiempo en relajarme y recordar mis sueños,
quien soy como persona, lo que me gusta y lo que no, salió de mi la
creatividad que tenía, sobretodo en la danza. En las siguientes
sesiones pude disfrutar de un tiempo con quien soy y con quien quiero
ser, me pude relajar y aprendí a escucharme a mi misma, también pude
disfrutar de ver a mis hijos de 6 y 3 años disfrutar de la danza y la
pintura y ver como el arteterapia se puede hacer sola, en grupo o en
familia”.